Desperdicia casi 38% de su talento, según el Foro Económico Mundial.

Cuánto del talento de sus ciudadanos aprovechan los países y cuánto se desperdicia? Esta es una de las preguntas que buscó responder el Informe de Capital Humano, elaborado por el Foro Económico Mundial (FEM) y divulgado recientemente.

El estudio define al capital humano como el “conocimiento y las habilidades que las personas poseen y que les permiten crear valor en el sistema económico global”.

Según el Índice de Capital Humano confeccionado para echar luz sobre este tema, solamente el 62% del capital humano del planeta está completamente desarrollado. Como contrapartida, los países no están utilizando, en promedio, el 38% de su talento.

Este informe analizó a 130 países en relación a cuán bien estaban desarrollando su capital humano en una escala que va de cero (el peor) a 100 (el mejor) en cuatro áreas fundamentales: capacidad, despliegue, desarrollo y conocimiento (ver aparte). También se relevó el rendimiento de los países en cinco grupos etarios: de 0 a 14 años; de 15 a 24; de 25 a 54; de 55 a 64; y de 65 en adelante.

Solo 25 países han desarrollado el 70% o más de su capital humano, según este estudio. El grueso de los analizados aprovecha entre un 50% y un 70% de su capital humano, pero hay 14 que se ubicaron por debajo del 50%.

El ranking estuvo encabezado por dos naciones nórdicas: Noruega y Finlandia. El podio lo completó otra europea, Suiza. El cuarto lugar, en tanto, fue para Estados Unidos, mientras que el quinto lo obtuvo otro país del norte de Europa, Dinamarca.

Fueron 22 las naciones de América Latina y el Caribe analizadas en esta oportunidad, y se posicionaron algo por debajo del promedio global del índice. La región tuvo la menor brecha entre países con mejores y peores resultados de todas las zonas del mundo analizadas.

Argentina (en el puesto 52) y Chile (en el 53) fueron los dos que registraron un mejor desempeño en esta lista. En el extremo opuesto, Venezuela (94) y un grupo de países centroamericanos presentaron los peores resultados en la región. Dentro de este último grupo el informe destaca el desempeño de Honduras (101).

Uruguay ocupó el puesto 63, a mitad de tabla, un lugar por debajo de Moldavia y otro por encima de Taiwán. A nivel regional, a Uruguay lo superaron Bolivia (54), Panamá (56), Trinidad y Tobago (59) y Costa Rica (61).

El puntaje de Uruguay, en tanto, fue de 62,26, por encima del promedio regional (que llegó a 59,86), lo que marca que el país no utiliza alrededor del 38% de su capital humano.

De las cuatro áreas relevadas en el informe, Uruguay tuvo el mejor desempeño en capacidad, donde obtuvo el puesto 57 en el ranking y un puntaje de 71.

Le siguió desarrollo, donde el país consiguió el lugar 68 dentro de la lista total de relevados y 63,5 puntos. En despliegue le fue peor: 74 en el total de naciones participantes y 63,9 de puntaje. Finalmente, conocimiento fue donde obtuvo el rendimiento más pobre, con la posición 75 y 50,7 puntos.

Luces y sombras.
El informe destaca que varios países de Latinoamérica y el Caribe todavía no han alcanzado la inscripción universal a la escuela primaria, al tiempo que en promedio el 20% de los niños de la región no termina la educación básica. En este terreno, el aspecto positivo a subrayar es que no se observa en general una brecha de género entre aquellos que estudian.

Se agrega, además, que pese a que muchos países de la región enfrentan altas tasas de desempleo en el segmento poblacional entre los 15 y los 24 años, este fenómeno entre aquellos que tienen entre 25 y 54 años suele estar en cifras de un dígito.

La información recabada permite concluir que se necesitan “esfuerzos adicionales” para permitir a las generaciones más jóvenes “construir en el suceso relativo” de sus pares con más años.

La participación de la fuerza de trabajo en estos países empieza a caer en el grupo de aquellos entre 55 y 64 años, indica el trabajo, que añade que hay una porción “relativamente grande” de personas de 65 y más años que sigue trabajando más allá de las expectativas de vida saludable registradas en cada país. Esto último plantea algunos desafíos a la red de bienestar social de la región, añade el estudio.

Riesgo.
La directora de Educación, Género y Trabajo del Foro Económico Mundial, Saadia Zahidi, sostuvo que “las estrategias de los países para desarrollar el capital humano deberían variar en función de su estructura demográfica, pero todos corren el riesgo de crear generaciones perdidas si no consiguen adoptar un enfoque más integrador y proactivo a la hora de fomentar el talento para gestionar la transición de la educación al empleo, a la formación continua y a la adquisición de nuevas habilidades”, según un comunicado divulgado por el organismo.

Por su parte, el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, indicó que “la cuarta Revolución Industrial no solo afecta al empleo, sino que también genera escasez de nuevas habilidades demandadas. Por lo tanto, nos enfrentamos a una crisis de talento mundial. Necesitamos una nueva mentalidad y una verdadera revolución para adaptar nuestros sistemas educativos a la formación que necesita la mano de obra del futuro”.

Armado del índice.
El informe del Foro Económico Mundial define cada una de las cuatro áreas en las que se apoya para realizar el índice. La capacidad está “ampliamente determinada por las inversiones realizadas en la educación formal”; el despliegue es “la aplicación y acumulación de habilidades en el trabajo”; el desarrollo es descripto como “la educación formal de las nuevas generaciones de mano de obra y la formación y reciclaje continuo de la actual”; y el conocimiento es “el abanico de conocimientos especializados que se utiliza en el trabajo”. Cada una de estas áreas “pesó” 25% a la hora de confeccionar el índice, aclara el estudio. Cómo los países desarrollen su capital humano será fundamental para determinar su éxito a largo plazo, sostiene el trabajo.

Fuente: El País