Por primera vez en la historia, más de 1 millón de turistas visitaron Uruguay en los dos primeros meses de 2017. Así lo anunció la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, a la salida del Consejo de Ministros en Torre Ejecutiva. La jerarca, acostumbrada a dar buenas noticias en los últimos meses, informó que el aumento…

Por primera vez en la historia, más de 1 millón de turistas visitaron Uruguay en los dos primeros meses de 2017. Así lo anunció la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, a la salida del Consejo de Ministros en Torre Ejecutiva. La jerarca, acostumbrada a dar buenas noticias en los últimos meses, informó que el aumento de visitantes extranjeros en enero y febrero de este año respecto al mismo período en 2016 fue de 23,6%, lo que ratifica los datos alentadores que se vienen alcanzado desde mediados de diciembre. Los argentinos volvieron a ser amplia mayoría entre los turistas extranjeros. En el primer bimestre del año 846 mil turistas vinieron de ese país.

Le siguen de lejos los brasileños (103 mil) y los chilenos (22 mil). En tanto, los paraguayos, que llegan en menor cantidad, se mantuvieron como los más gastadores.

En total, el gasto por persona y por día aumentó 42% respecto al año pasado. Así, el turismo generó divisas por US$ 909 millones , según los datos del ministerio. Punta del Este fue el balneario con más visitas (312 mil turistas). Montevideo quedó en segundo lugar (150 mil) y lo siguieron Rocha (126 mil), el litoral termal (95 mil), Costa de Oro (92 mil), Piriápolis (90 mil) y Colonia (56 mil).

Causas

El buen desempeño del sector turístico tiene varias explicaciones. Por un lado, Uruguay ha estado más competitivo que sus vecinos, gracias a la apreciación del dólar y a una inflación moderada.

Por otra parte, el levantamiento de las restricciones a la fuga de divisas en Argentina estimuló los viajes de muchos ciudadanos del país vecino. Para Kechichian, sin embargo, eso último solo explica el aumento en la cantidad de turistas argentinos en general, pero no las razones particulares por las que eligieron venir a Uruguay. “Si vinieron a nuestro país es porque hicimos bien las cosas para tentarlos”, aseguró la ministra.

La otra perspectiva

Para Juan Martínez, presidente de la Cámara de Turismo, no todo es color de rosas como pinta la ministra. Martínez dijo que aunque siempre es bueno que entren más visitantes “los demás problemas, lejos de solucionarse, se están agravando día a día”. Entre esas dificultades, el representante del sector destacó la creciente informalidad y reclamó un mayor control del Estado. Por otra parte, dijo que los números de visitantes no dicen nada por sí solos y afirmó que esperarán a que pase Semana Santa para cerrar el balance de la temporada 2016-17.

Los empresarios del rubro turístico han insistido en los últimos tiempos con las dificultades que enfrentan algunos sectores de ese mercado. En particular, Martínez destacó el caso de las inmobiliarias, que desde hace años enfrentan la competencia de las plataformas digitales.

“Estas cifras, si bien son lindas, no deben opacar los temas de fondo: la informalidad, la pérdida de empleo, la pérdida de rentabilidad”, indicó Martínez.

Cifra

US$ 713
millones fue el superávit de la balanza comercial turística en el primer bimestre de 2017. Esto surge de la diferencia entre el ingreso de dinero por turismo receptivo y el egreso por el emisivo.

 

Beneficios impositivos y mensaje a la interna

Durante la conferencia, la ministra Liliam Kechichian destacó la devolución del IVA a todas las compras turísticas como una herramienta muy importante para el sector.

Ese destaque no fue inocente. Es que en la discusión interna del Frente Amplio de cara a la Rendición de Cuentas, hubo dirigentes del oficialismo que manejaron como una alternativa dejar de aplicar esa exoneración que implica una renuncia fiscal para el Estado.

Desde que se adoptó la medida en 2012 el Estado renunció a cobrar unos US$ 100 millones. El incentivo actual vencerá en abril y el gobierno deberá resolver si lo renueva.

Respecto a ese tema, Juan Martínez afirmó que sería un error quitar ese incentivo, más ahora que Argentina empezó a implementarlo. “Si nosotros dejamos de utilizar esa herramienta, estamos quedando fuera de competencia en relación con Argentina”, alertó Martínez.

EL OBSERVADOR
ECONOMIA Y FINANZAS
14/03/2017
Página 10