Ministro brasileño sugiere excluirlos del Mercosur para evitar distorsión

Brasil quiere excluir a la leche de la lista de productos del Mercosur beneficiados con el comercio libre –como ya ocurre con el azúcar o el segmento automotor–, como forma de “terminar con las distorsiones en el mercado brasileño provocadas por las importaciones desde Uruguay”, y para ello realizará un estudio.

La amenaza no es menor. En 2016 Uruguay exportó US$ 346 millones a ese mercado (60% del total) en productos lácteos, y fue un amortiguador –tras la salida de Venezuela– para la crisis de la lechería uruguaya. Brasil paga precios superiores al resto de los mercados internacionales, donde Uruguay, además, paga el costo de no contar con tratados de libre comercio como en China, donde ingresan competidores directos como Nueva Zelanda o Australia.

Fuentes oficiales confirmaron a El Observador que en la cancillería se sigue con atención el tema, en tanto confirmaron que anoche a última hora se esperaba una reunión entre los ministros de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi, y su par de Uruguay, Tabaré Aguerre, en San Pablo.

“Vamos a realizar estudios para avalar esa posibilidad (de excluir la leche del Mercosur)”, anunció el ministro Maggi de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) del vecino norteño el fin de semana pasado en la inauguración de la 40ª Expointer, Porto Alegre. Maggi dijo que ya comunicó su intención al presidente Michel Temer y al ministro de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, según publicó el sitio web del MAPA.

El MAPA y varios medios brasileños habían manejado una posible reunión entre Maggi y Aguerre esta semana en San Pablo, donde sesiona el Consejo Agropecuario del Sur (CAS). Una fuente oficial confirmó a El Observador el viaje de Aguerre a San Pablo, aunque descartó que exista, hasta el momento, algún planteo oficial de Brasil por el tema lácteos. La página web del MAPA recordó este martes que “representantes de entidades y cooperativas del sector lechero, como la Organización de las Cooperativas Brasileñas (OCB), se reunieron con Maggi para reclamar por la excesiva cantidad de leche importada de Uruguay y discutir medidas para reequilibrar el mercado nacional, evitando así una gran disminución del precio”. El sitio oficial del ministerio brasileño agregó que “según el ministro (Maggi), el problema afecta a toda la cadena láctea del país, especialmente los estados con gran producción, como Río Grande del Sur y Minas Gerais”.

Fuentes del gobierno uruguayo dijeron a El Observador que “Brasil es autosuficiente” en leche en un 99%, por lo que la incidencia de los productos lácteos uruguayos “es menor al 1% del consumo”.

Antecedentes

El planteo de Brasil respecto a cuotificar el ingreso de lácteos uruguayos no es nuevo y data de siete u ocho años atrás. La posición de Uruguay ha sido siempre de rechazo a esa posibilidad. Sin embargo, Argentina aceptó en 2009 que Brasil cuotificar el ingreso de sus lácteos en 3.000 toneladas por mes. Ese acuerdo fue renovado en 2016 y estará en vigencia hasta mayo de 2018, con 4.500 toneladas por mes –hasta llegar a 54 mil toneladas a junio pasado– y sin sobrepasar el límite de 5.000 toneladas por mes.

Según datos de la OCB, Brasil compró a Uruguay 86% de las exportaciones de leche en polvo descremada y 72% de leche en polvo entera a julio de 2017. Según la gremial brasileña, en los primeros seis meses del año la adquisición de ambos productos sumó 41.811 toneladas. Uruguay exportó 102 mil toneladas de leche en polvo a Brasil en 2016 y fue el principal destino. En lo que va del año –a julio– se alcanzaron a 41.100 toneladas. Las colocaciones de leche en polvo entera cayeron 36% respecto a un año atrás, a 35.000 toneladas a julio. En tanto, la descremada cayó de 6.400 a 6.100 toneladas.

Fuente: El Observador