Asumió como presidente de una gremial que tiene 150 años con el propósito claro de preservar sus lineamientos históricos como la libertad y la defensa del derecho a la propiedad privada. Julio César Lestido, un empresario vinculado al rubro automotor y a la venta de armas, tendrá la tarea de liderar y ser el nexo…

Asumió como presidente de una gremial que tiene 150 años con el propósito claro de preservar sus lineamientos históricos como la libertad y la defensa del derecho a la propiedad privada. Julio César Lestido, un empresario vinculado al rubro automotor y a la venta de armas, tendrá la tarea de liderar y ser el nexo de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios con el gobierno y el PIT-CNT. Pese a las diferencias, Lestido dice que apostará el diálogo y centralizará los esfuerzos en aprovechar los puntos en común, “que son muchos”, como la capacitación de trabajadores y empresarios. Se mostró preocupado por la “asfixia impositiva” que soportan las empresas y que ya está repercutiendo en los niveles de rentabilidad y viabilidad de varios rubros. A continuación, un resumen de la entrevista que Lestido concedió a El Observador.

¿Cuáles son las metas que se trazó para su gestión? ¿Qué espera del vínculo con el Ejecutivo y PIT-CNT?

El primer objetivo grande que tenemos es mantener la esencia de la cámara con los estatutos que nos han regulado en estos 150 años: el derecho a la propiedad privada y el concepto de la libertad en el concepto más amplio de la palabra. También estar más cerca de la masa social y defender los intereses de la gremial como corresponde. Ese ha sido el mandato histórico de la cámara. Con respecto al vínculo con el gobierno, soy un hombre de diálogo, siempre. Tenemos un profundo respeto por las autoridades y las instituciones. Las autoridades del gobierno hasta el momento nunca han cerrado las puertas. La idea es mantener un diálogo franco y sincero con las autoridades. Hasta ahora no solicitamos una entrevista con el presidente (Tabaré Vázquez) pero suponemos que de acuerdo a su agenda atenderá esa solicitud a futuro. Lo que sí hemos tenido es un contacto con los ministerios que están más cerca de la gremial como el Ministerio de Trabajo, con el cual ya tuvimos una reunión que fue muy buena. Me encontré con un ministro (por Ernesto Murro) franco, abierto, muy conocedor del tema y compenetrado con su función. Nosotros estamos en la misma situación.

Pero, ¿no hay puntos de discordia?

Vamos a trabajar para ver las cosas que tenemos en común porque acá normalmente uno se sienta y dice: “bueno, qué es lo que no tenemos en común y nos ponemos en la vereda de enfrente”. No. Tenemos muchas cosas en común. El ministro (Murro) brega por las fuentes de trabajo; nosotros también. Entonces, lo que tenemos que ver es cómo las partes involucradas -también el PIT-CNT- cómo fomentar y desarrollar el trabajo. Esto no quiere decir que cada uno ceda sus derechos o reclamos. Nosotros seguimos trabajando y defendiendo nuestras posiciones pero buscamos el diálogo porque es una de las formas más importante para solucionar problemas.

¿Está previsto algún encuentro con la dirigencia del PIT-CNT? Su gremial ha tenido fuertes choques con postulados de la central.

Respetamos todas las instituciones y el PIT-CNT es una institución seria y muy fuerte e importante para el país, como también lo es la Cámara de Comercio y Servicios, que está casi desde los orígenes del país. ¿Cómo no me voy a sentar a conversar y dialogar con el PIT-CNT en temas que son comunes? En algunos estamos de acuerdo y en otros no, pero tenemos que dialogar. Nuestra intención es reunirnos con el PIT-CNT e invitarlos a nuestra cámara, primero para presentarnos y vernos las caras. Así como el PIT-CNT trabaja para fomentar la fuente laboral, no tenga ninguna duda de que las empresas afiliadas a la cámara también hacen eso manteniendo una empresa sana, estable y que se pueda desarrollar. Si no hay empresa privada, no hay fuente de trabajo.

¿Qué percepción tiene sobre el empleo en el sector? El gobierno está preocupado porque la mejora de la economía no se traduce en la creación de nuevos puestos de trabajo.

Voy a repetir algunas valoraciones de nuestros asesores internos y externos. Lo que se está dando en estos momentos es un crecimiento económico variado; no es parejo. Hay algunos sectores que pautan un crecimiento a raíz del consumo interno que se está dando, pero hay otros sectores que se ven afectados por distintos motivos y se han vistos obligados a reducir el personal. Estamos creciendo desparejo.

La formación de la mano de obra parece ser un tema recurrente de preocupación del sector privado. ¿Se están aprovechando los recursos que dispone el Instituto Nacional de Formación Profesional y Empleo (Inefop)? ¿Los empresarios apelan a esta herramienta?

Acá se utilizan todos los recursos que llegan (del Inefop). La capacitación para los trabajadores o las empresas es fundamental. Y más en este momento, lo que algunos denominan -yo creo que es así- la cuarta revolución industrial. Acá parece que tenemos que capacitar únicamente a la mano de obra; los empresarios también vamos a tener que capacitarnos y adaptarnos a los tiempos que estamos viviendo. Cuando más rápido lo hagamos y capacitados estemos, vamos a estar mejor preparados para el cambio. La capacitación es un tema sumamente importante para nosotros. Lo que se está haciendo con el Inefop y de acuerdo a lo que nos informan nuestros integrantes en ese organismo, se está aplicando.

¿Por qué su gremial tiene una visión tan crítica sobre la ley de inclusión financiera? La digitalización de los medios de pago parece ser un tema que llegó para quedarse.

Creo que es un tema de principios y fundamentos. Lo que la ley no me da es una opción de elegir.

Pero el comercio no está obligado a aceptar tarjetas.

Sí. Pero en el pago de salarios no ocurre lo mismo. Yo comercio puedo optar que me paguen cash o con tarjetas. Eso no lo veo mal: le estoy dando una opción. En el tema del pago de sueldos es diferente, y se está complicando en el interior. Hay lugares donde hay gente que no tiene cómo acceder a un cajero. Esas cosas son las que exasperan un poco. No estoy en contra de la ley de inclusión financiera. Personalmente no me complica trabajar con un POS, pero sé que hay gente que sí. Por eso creo que es importante el tema de la libertad. También está el tema de las comisiones de los POS, que es algo muy particular y que en algunas operaciones genera distorsiones.

Acá el tema mayor es que se ve afectada la posibilidad de la persona de poder elegir.

En el actual proyecto de Rendición de Cuentas no hay grandes innovaciones en materia de impuestos, salvo el aumento en la tasa consular. ¿Qué consecuencias puede traer aparejado esto?

Estoy convencido de que eso se va a trasladar a los precios, más allá de que hasta los países vecinos han expresado que no es una buena medida. Vamos a defender nuestra posición en el Parlamento y las autoridades pero no solo para quejarnos. El tema es por qué se llega a esto. Evidentemente porque se necesita recaudar más. Estamos asfixiando y estrangulando a la que pueda generar recursos que, en definitiva, es la empresa. Hay sectores que ya no dan más. ¿Qué hago con esto? ¿Recaudo más porque voy a seguir gastando más? Esto es como tener un balde con muchos agujeros al que le estoy echando agua. Para no perder agua, le echo más agua pero no tapé el fondo. ¿Estoy solucionando el problema? No. El problema es que en algún momento me voy a quedar sin agua. Creo que por acá no pasa la solución. Paremos acá, no sigamos gastando. Eso no es infinito. Hay sectores que no están caminando y no están siendo rentables. Después que no sean más rentables, ¿de dónde se va a ir a buscar? Y no lo hago como crítico sino para analizarlo y poder entenderlo. No soy un hombre que me pongo en esta vereda y digo que está todo mal. Si estuviera en mi empresa, ¿cuál sería la solución? ¿Aumentar los precios porque tengo un gasto enorme? Si hago eso, va a llegar un momento donde no me van a comprar más porque voy a quedar fuera de mercado. Va a llegar un momento en que acá no va a quedar más gente para seguir sacándole plata. Si tengo un problema de déficit, lo que tengo que hacer es achicar y tratar de ser lo más eficiente posible. Cuando voy a mi casa y las cosas no están bien, les digo a mis hijos: “Muchachos se acabó esto, esto y esto. Hagamos una economía para apretarnos”. Si tuviera un déficit en mi empresa, ¿piensa que yo le pediría más plata a mi cliente y le cobraría más?.

Perfil

Empresario

58 años
Casado, cinco hijos

Julio César Lestido tiene su faceta más conocida por ser el propietario de la concesionaria oficial de la marca alemana Volkswagen, aunque también es representante exclusivo de Audi y MAN. De todas formas, su “gran pasión” dice que está vinculada a los temas de seguridad. Por ello también es representante de dos empresas que se dedica a la importación y comercialización de armas. De hecho es presidente de la Cámara de Importadores de Armas y Municiones. Hasta hace poco tiempo jugó a deportes como el fútbol y el rugby aunque ahora dejó de practicarlos. Cuando tiene un tiempo libre se lo dedica a montar a caballo y a estar con amigos y su familia.