El presidente explicó que cambió las pautas para animar la demanda

El presidente Tabaré Vázquez les dijo ayer a los directivos de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios que tomó la decisión de modificar los lineamientos salariales para las negociaciones tripartitas que comenzarán en breve, para evitar que una caída en términos reales de las remuneraciones de los trabajadores deprimiese más la demanda interna en un momento de desaceleración económica. Sin embargo, los empresarios le dijeron que los lineamientos ponen en peligro los empleos, en un momento en que no hay indicios de reactivación.

Vázquez se reunió durante una hora en la residencia de Suárez y Reyes con Carlos Perera, presidente de la gremial, el vicepresidente Julio Lestido y el gerente Claudio Piacenza. Se hizo acompañar por el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, a quien consultó en algunas oportunidades. El encuentro iba a durar media hora pero se extendió. Vázquez les dijo a los empresarios que el gobierno quería, como ya se hizo en 2008 cuando Estados Unidos atravesó una severa crisis financiera, sostener la actividad con la demanda interna.

La gremial le transmitió al presidente que en los primeros seis meses del año se perdieron 10.114 empleos en el sector comercial con respecto a la primera mitad de 2015, el 3,3% de los que existían en el rubro en la primera mitad del año pasado. Los empresarios enfatizaron en la posible pérdida de empleos en los pequeños comercios (la Asociación de Supermercados que comenzará a negociar en breve no integra la Cámara Nacional de Comercio). “Por favor seamos prudentes y tratemos de que esto (los lineamientos) pegue lo menos posible”, señaló Perera.

En el conjunto de la economía se perdieron 17.000 empleos en la primera mitad del año. Ana Laura Fernández, economista de la cámara, dijo a El País que la actividad comercial “sigue cayendo; en el 70% de los sectores declinan las ventas en términos reales”. “En algún caso hubo mejoría y la desaceleración de la inflación es algo que juega a favor, pero no esperamos un repunte en términos de actividad en lo que queda del año”. Por lo tanto, la negociación salarial es importante para un sector que, como el comercial, es intensivo en mano de obra, dijo Fernández. “No esperamos un cambio radical en el nivel de actividad y la recuperación que se esperaba para 2017 se va corriendo a 2018 más allá de que aparecen algunas luces en la región. No esperamos un repunte en términos de actividad”, aseguró Fernández.

Vázquez había dicho que le llamaba la atención la disconformidad de la cámara de comercio con el cambio en los lineamientos salariales que supusieron la elevación en un punto o un punto y medio porcentual, según los grupos, del “piso” de incremento salarial nominal para las 107 mesas de negociación que comenzarán a discutir este mes.

En el encuentro con el presidente los empresarios también mostraron su preocupación por algunos aspectos de la ley de “inclusión financiera” que consideran inconstitucionales y que atentarían contra la libertad de comercio.

Otra visión.

El sindicato del comercio (Fuecys) entiende que si no hay aumentos salariales no es posible la reactivación, dijo a El País su dirigente Fabio Riverón. El sindicalista argumentó que la pérdida de empleos en comercios familiares tiene que ver fundamentalmente con la apertura de supermercados pequeños por parte de las grandes cadenas que son atendidos por tres o cuatro empleados. Fuecys se mantendrá firme en su postura de pedir un salario mínimo nominal de $ 20.000 para el comercio, aseguró Riverón. Otros aspectos de su plataforma son el reclamo de la reducción de la semana laboral de 44 a 40 horas, con dos días de descanso, la declaración del 21 de junio como día del trabajador del comercio (sería un feriado pago) y la eliminación de las partidas por presentismo y su incorporación a los salarios. También pretende que se eliminen las tercerizaciones y que haya inactividad comercial total los 1º de mayo.

El comercio es un rubro clave de la ronda salarial que se avecina. El lunes comenzará a trabajar el grupo de negociación de los supermercados (en los que trabajan unas 25.000 personas) y luego lo harán otros como los de tiendas, ferreterías y peluquerías.

Las negociaciones se darán con el Pit-Cnt movilizado y presionando. En la primera mitad de setiembre la central sindical realizará un paro parcial de 9 a 13 horas tras una decisión que se tomó el jueves por 21 votos a 20 en la Mesa Representativa de la central. La resolución fue impulsada por algunos sindicatos controlados por el Partido Comunista, los que responden a la lista 41 de Joselo López y la agrupación 8 de marzo. Otros sindicatos orientados por comunistas y los que responden a la agrupación “Articulación” defendían la postura de que no convenía hacer un paro general parcial tan pronto cuando todavía no va a estar claro el rumbo que tomarán los consejos. “Nunca estuvo en cuestión hacer una movilización que todos los sindicatos apoyaban sino la fecha”, aseguró Riverón.

Luego de que el presidente Vázquez modificase los lineamientos se asumió que el Pit se abstendría de nuevas movilizaciones. El Pit confía en que no se afectará la relación con el presidente.

Sindicato admite que hay mucho ausentismo.

Las cámaras empresariales plantean crecientemente su preocupación por el ausentismo laboral. Esta semana Hugo Avegno, directivo de la Asociación de Supermercados, calculó que en su sector ronda el 20%. Mauro Riverón, dirigente del sindicato del comercio, admite el problema y reconoce que el pago de partidas por presentismo no lo ha resuelto. “Es cierto el problema del ausentismo. Hay jóvenes que no visualizan la cuestión del empleo como algo a proteger. Ese es un dato de la realidad”, sostuvo.

Metalúrgicos consiguieron Fondo Social; Pit va por más.

n El poderoso sindicato metalúrgico (Untmra) festejó esta semana con una concentración alrededor del Palacio Legislativo la aprobación de un Fondo Social Metalúrgico. El fondo se nutrirá de aportes patronales y de los asalariados y se destinará a atender la salud bucal de los trabajadores, al apoyo al estudio de sus hijos, el turismo social, el Sistema Nacional de Cuidados y la vivienda. “Este fondo surge como producto de una conquista democrática a través de los Consejos de Salarios que está siendo confirmada ahora por el Poder Legislativo”, dijo el dirigente metalúrgico, Marcelo Abdala quien también es secretario general del Pit-Cnt.

Un fondo similar ya existe para el sector de la construcción y Abdala adelantó que la idea es extenderlo, a través de la negociación colectiva al resto de los sectores laborales. El fondo de la construcción entrega útiles escolares, brinda servicios de odontología y ortodoncia y brinda cursos gratuitos de inglés y computación.

La construcción comenzará a negociar en octubre la renovación del convenio laboral del sector que desde mayo de 2012 perdió 26.000 puestos de trabajo. La negociación será probablemente dura porque el sindicato de la construcción (Sunca), que recientemente renovó sus autoridades, se propone reclamar un incremento en el salario real de los trabajadores. La Cámara de la Construcción ofrecerá solamente el mantenimiento del poder adquisitivo durante la vigencia del convenio que será de 2 años. En la construcción hubo un avance importante de los salarios en términos reales en los últimos años, que en 2014 fue de más de cuatro puntos sobre la inflación. Actualmente trabajan en el sector unas 45.000 personas. El Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) calcula que la construcción se contraerá un 4% este año.

El exdiputado comunista, Óscar Andrade, volvió a su sindicato para liderar la negociación con las empresas. Su lista triunfó ampliamente en las elecciones del sindicato en las que participaron unas 27.000 personas. Andrade obtuvo unos 20.000 apoyos.

 

Fuente: http://www.elpais.com.uy/informacion/comercio-le-dijo-vazquez-que.html