El ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) de Brasil, Blairo Maggi, planteará la semana próxima a su par uruguayo Tabaré Aguerre “la preocupación de los productores de leche con las importaciones de lácteos” de Uruguay, informó ayer el portal del MAPA, una noticia que preocupa a un sector ya en crisis. Fuentes oficiales informaron…

El ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) de Brasil, Blairo Maggi, planteará la semana próxima a su par uruguayo Tabaré Aguerre “la preocupación de los productores de leche con las importaciones de lácteos” de Uruguay, informó ayer el portal del MAPA, una noticia que preocupa a un sector ya en crisis.

Fuentes oficiales informaron a El Observador que “no hay ningún planteo de Brasil” hasta el momento y confirmaron que el titular del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) viajará el martes próximo a San Pablo para participar en una sesión del Consejo Agropecuario del Sur (CAS).

En ese ámbito ambos ministros volverán a encontrarse y Maggi “deberá proponer un acuerdo de cuota, como el que ya está vigente entre el país norteño y Argentina”, según dice el comunicado de MAPA.

El planteo de Brasil respecto a cuotificar el ingreso de lácteos uruguayos no es nuevo y data de “siete u ocho años” atrás, recordó a El Observador una alta fuente de la producción lechera. La posición de Uruguay ha sido siempre de rechazo a esa posibilidad, algo que está dentro de las normas del Mercosur.

Sin embargo, Argentina aceptó en 2009 que Brasil cuotificará el ingreso de sus lácteos en 3.000 toneladas por mes. Ese acuerdo fue renovado en 2016 y estará en vigencia hasta mayo de 2018, con 4.500 toneladas por mes -hasta llegar a 54 mil toneladas desde junio pasado- y sin sobrepasar el límite de 5.000 toneladas por mes.

Con ese antecedente, la poderosa Organización de las Cooperativavs Brasileñas (OCB) se reunió el martes pasado con Maggi y le sugirió la cuotificación para Uruguay con el argumento de que “están desequilibrando los precios en Brasil”.

Sin embargo, Brasil es autosuficiente en la producción de leche, ya que apenas importa el 1% del total que consume, entre ellos desde Uruguay.

Según datos de la OCB, Brasil compró a Uruguay 86% de las exportaciones de leche en polvo descremada y 72% de leche en polvo entera en 2017, a julio. Según la gremial brasileña, en los primeros seis meses del año la adquisición de ambas leches sumó 41.811 toneladas.

Según datos a los que accedió El Observador de fuentes oficiales, Uruguay exportó 102 mil toneladas de leche en polvo a Brasil en 2016, que fue el principal destino.

Sin embargo, en lo que va del año -a julio- alcanzaron a 41.100 toneladas. Las colocaciones de leche en polvo entera cayeron 36% respecto a un año atrás, de 55 mil a 35 mil toneladas a julio. Y la descremada cayó de 6.400 a 6.100 toneladas.

La OCB propuso también a Maggi prohibir las compras para programas estatales de productos lácteos no embalados en establecimientos de origen, además de reducir la vigencia de los productos en las góndolas.

Por otra parte, la OCB inició una intensa campaña en los ámbitos del gobierno y el Congreso brasileños para que se apruebe esa medida. Así mantuvieron el 15 de agosto pasado una reunión con los diputados en el Congreso.

Un año atrás

Los ministros de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi, y de Uruguay, Tabaré Aguerre, ya abordaron un año atrás durante la Expointer en Porto Alegre la intención de cuotificar el ingreso de lácteos al país norteño. En entrevista con el diario El País, Aguerre reconoció que habló del tema tras un encuentro del Consejo Agropecuario del Sur. “Somos más competitivos produciendo leche y arroz y reivindicamos nuestro derecho a seguir vendiendo”, contestó Aguerre.

Pedro Silva – twitter.com/pedro_silva54