El vecino sigue en recesión, mientras el país crecerá 1,5%-2%.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil se contrajo un 3,6% en 2016, informó ayer el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). En 2015, se registró una lectura negativa de 3,8%. La contracción empeoró en el cuarto trimestre con un declive mayor al previsto de 0,9%, tras ajustes por estacionalidad. En los tres meses previos, la baja fue de 0,7%.

Brasil registra casi 13 millones de personas sin trabajo y hay una cifra récord de empresas quebradas. La recesión ya suma dos años y es la más larga y profunda que registra el país. La opinión de consenso entre los economistas es que Brasil saldrá de la recesión este año, pero crecerá muy poco: 0,5%.

El ministro de Hacienda Henrique Meirelles dijo, después de que se conocieron las cifras, que pese a los datos negativos de fines del año pasado, Brasil “claramente” está comenzado a crecer. Algunos economistas, sin embargo, están moderando sus expectativas para el crecimiento del 2017.

“Vemos un crecimiento cero en el 2017, o tal vez un poco por encima de eso”, dijo Carlos Kawall, economista jefe de Banco Safra. “No deberíamos ver recuperación alguna este año, habrá que esperar hasta el 2018”.

En tanto, en Uruguay el gobierno aprovechó el dato para resaltar el desacople de la región. “A pesar de la situación regional, Uruguay sigue creciendo… Para valorar y cuidar los logros”, escribió el subsecretario de Economía Pablo Ferreri en su cuenta de Twitter.
“Considerando la situación regional, con serios problemas económicos en nuestros dos vecinos, el desempeño económico de Uruguay se destaca aún más”, indicó el asesor del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba.

Analistas esperan que en 2016, el PIB de Uruguay haya crecido entre 1,5% y 2%.

Fuente: El País