Con esto busca quitar presión a la baja de la moneda estadounidense

De hecho, en lo que va del año solo una vez intervino directamente: el 31 de enero compró US$ 400.000 para dar un “soporte” al dólar, que ese día estaba cerca de los $ 28 (se negoció en promedio a $ 28,18).

Para tener una idea de la magnitud de la compra indirecta de dólares del BCU en dos meses, vale recordar que en todo 2016 adquirió directamente US$ 357,7 millones en el mercado de cambios, más otros US$ 400 millones por vía indirecta (un total de US$ 757,7 millones).

Así, en solo dos meses, lleva comprados más de la mitad de los dólares que adquirió en todo el año pasado (en las dos modalidades).

Esta forma de intervención indirecta o “silenciosa”, se realiza mediante la modalidad de permitir a los inversores comprar con dólares los títulos de deuda pública locales en pesos y Unidades Indexadas (UI). Esto es, el inversor que quiere hacerse de títulos públicos en moneda nacional, tiene la opción de pagarlos con dólares en vez de pesos.

La opción está disponible desde noviembre y busca evitar que el inversor pase por el mercado de cambios. Sin la opción, el inversor que tiene dólares pero quiere comprar títulos en moneda nacional debería pasar por el mercado cambiario y vender los dólares para hacerse de pesos y eso supondría una presión a la baja al precio de la moneda estadounidense (ver aparte).

Lo que hacen el Central y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) es similar a comprar divisas. La diferencia es que cuando lo hacen en el mercado cambiario pueden decidir cuánto adquieren, mientras que con esta modalidad toman todos los dólares que el inversor pague en las Letras de Regulación Monetaria (LRM) -que emite el BCU- y por las Notas del Tesoro (que emite el MEF).

Operadores de mercado dijeron a El País que es “claro” que hay fondos del exterior que retornan a comprar LRM o Notas del Tesoro, ante un escenario internacional pautado por tasas de interés que siguen por el suelo en Estados Unidos, Europa y Japón.

El inversor extranjero viene con dólares y en vez de pasar por el mercado cambiario, compra directamente los títulos de deuda uruguayos.

El dinero de fondos de países desarrollados ha vuelto a los países emergentes y Uruguay no es la excepción.

“Los flujos de capital hacia los mercados emergentes tendrán una mejoría en 2017”, señaló el informe de Flujos de Capital del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés).

“Si bien proyectamos una ligera subida de los flujos de capital en 2017, los riesgos políticos y el posible deterioro del entorno global nos hacen cautelosos”, dijo Hung Tran, director ejecutivo del IIF.

El instituto proyecta entradas de capital de no residentes privados para su grupo de 25 economías de mercados emergentes (entre las que no está Uruguay) por US$ 680.000 millones este año.

Operativa.
En el Informe de Política Monetaria del BCU correspondiente al 4° trimestre y divulgado a fines de enero, la autoridad monetaria señaló que el consolidado BCU-MEF “realizó compras de divisas por US$ 232 millones” en el mercado cambiario en ese período. “Dicha operativa tendió a enlentecerse durante noviembre, mes en el cual se registraron compras de divisas en el mercado (cambiario) por US$ 19 millones”, agregó.
Esas compras fueron el 8 de noviembre y desde allí dejó de intervenir directamente en el mercado cambiario hasta el pasado 31 de enero.

“Sin embargo, las compras de dólares continuaron siendo vigorosas, principalmente bajo la modalidad de integración en dólares de LRM, disponible a partir del 1° de noviembre”, remarcó el Central.

“En este marco se integraron más de US$ 400 millones entre noviembre y diciembre”, agregó. Ese monto, supuso más del 20% del total emitido de LRM y Notas del Tesoro en el período.

En enero, compró por esta vía US$ 195,1 millones y en febrero otros US$ 277,98 mi- llones.

Tanto el lunes como ayer no hubo operativa en el mercado de cambios por el feriado de carnaval. El viernes, el dólar había subido 0,14% y se había negociado a $ 28,523 en pro-medio.
¿Es efectivo utilizar este mecanismo?

La compra de dólares en forma indirecta por parte del Banco Central, ¿evita o modera las presiones para que la moneda estadounidense baje?

En enero, el billete verde bajó 3,66%, la mayor caída mensual en cuatro años. Esto parecería volcar la balanza en contra de la intervención como modo de frenar presiones a la baja. De todas maneras, operadores de mercado dijeron a El País que en enero fue muy fuerte el ingreso de dólares por la temporada turística. Eso, presiona a la divisa estadounidense hacia abajo. Los operadores señalaron que es posible que sin la medida del BCU y el MEF, el billete verde podría valer algo menos, pero es imposible saberlo con certeza.

El economista de Vixion Consultores, Aldo Lema había dicho a El País el mes pasado que “en cualquier caso, las intervenciones cambiarias no afectan el tipo de cambio real en el largo plazo. Pueden afectarlo muy transitoriamente o acotar la volatilidad en el corto plazo, pero a la larga el tipo de cambio real está determinado por el diferencial de crecimiento respecto al resto del mundo y del comportamiento del ahorro público y privado”.

En febrero, el dólar subió 1,2% frente al cierre de enero. Allí hay dos factores que colaboraron. Por un lado, merma algo el ingreso de dólares por turismo respecto al primer mes del año.

Por el otro, el BCU ayudó al evitar que US$ 277,98 millones pasaran por el mercado cambiario para hacerse de pesos. Hay que tener en cuenta que en todo el mes, a través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa), se negociaron US$ 470,4 millones.

Al permitir integrar con dólares los títulos de deuda que emite, el BCU acumula reservas. La contrapartida son las LRM que emite el BCU a tasas de interés promedio de entre 13% y 13,5% anual en los últimos meses.

Esas tasas hacen atractivo posicionarse en pesos frente a inversiones en dólares que rinden poco.

Fuente: El País